rosa-maria-wynn-vuelve-a-casa

Rosa María Wynn vuelve a casa

Rosa María Wynn vuelve a casa

Rosa María Wynn vuelve a casa, y lo ha hecho tan en silencio como ha llevado su (ilusoria en este mundo) enfermedad en los últimos meses.

Debido a la falta de información por los canales oficiales, os traslado un mensaje recibido en un grupo de WhatsApp procedente del maestro José Luis Molina Millán. Os transcribo el mensaje.

Me acaban de decir que la mente de Rosa Mª Wynn ha despertado definitivamente. Sin duda es la consecuencia del milagro que pedí para ella y he sostenido durante todo el tiempo. Justo unos momentos antes leía con otro hermano esta misiva de San Agustín, que bien podía pensar que me la había puesto ella misma en las manos. Estoy seguro que la ratifica desde la primera a la última letra. La tomo como su primer recado:

<<La muerte no es nada, sólo he pasado a la habitación de al lado. Yo soy yo, vosotros sois vosotros. Lo que somos unos para los otros seguimos siéndolo.

Dadme el nombre que siempre me habéis dado. Hablad de mí como siempre lo habéis hecho. No uséis un tono diferente.

No toméis un aire solemne y triste. Seguid riendo de lo que nos hacía reír juntos. Rezad, sonreid, pensad en mí. Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin énfasis de ninguna clase, sin señal de sombra.

La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no se ha cortado.

¿Porqué estaría yo fuera de vuestra mente? ¿Simplemente porque estoy fuera de vuestra vista?

Os espero; no estoy lejos, sólo al otro lado del camino. ¿Veis? Todo está bien.

Para que nadie llore, para que no me asalte mi plañidera particular y ponga en esta ocasión de gloria, un velo negro sobre mi cara. Para que las cenizas nunca más sean las protagonistas de este momento ni de ninguno. Para romper el protocolo de la muerte y sus exequias, ella es la única ausente en esta ocasión, cuando la santidad se abrió paso la dejó fuera.>>

Rosa sólo pudo despertar, la Compañía que siempre frecuentó la sostuvo. Yo doy fe de ello y de nada más. Dame, maestra, tu bendición, cuentas siempre con la mía y mi reconocimiento.

Jose Luis

Sin más información que ofreceros os comparto lo que tengo y pido que nos ilumine, ahora que está junto al padre, tanto como hizo en este mundo ilusorio.

Irene Balsalobre

 

Deja un comentario